lunes, 3 de octubre de 2011

“En Medellín hay tensiones, pero no control armado”: Jorge Fernando GaviriaVelez


Jorge Fernando Gaviria Vélez
“El paramilitarismo, como tal, se acabó en Medellín, lo que no se ha acabado es la sensación de existencia”. Tal es la explicación que da Jorge Fernando Gaviria Velez, director del Programa de Paz y Reconciliación de la Alcaldía de Medellín, al hablar del clima de tensión que se vive en algunos barrios de Medellín tras el incremento en los primeros meses del año de fenómenos como ajusticiamientos, desapariciones forzadas y circulación de panfletos amenazantes.
Para las comunidades de los barrios más conflictivos de Medellín, la responsabilidad en la comisión de buena parte de estos hechos recae sobre las llamadas “Águilas Negras”, en especial la distribución de panfletos en varias comunas, aunque continúan los señalamientos a desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) que estarían reincidiendo en actividades ilegales.
Frente a la presencia en la ciudad de las llamadas “Águilas Negras” grupo armado ilegal surgido luego de la desmovilización de las Auc y al que sindican de estar al servicio del narcotráfico, las autoridades civiles y policiales municipales han sido enfáticas en afirmar que no existen indicios que permitan establecer su presencia en la capital antioqueña.
Gaviria Velez explica que algunos hechos delictivos obedecen a acciones aisladas de combos o bandas que, amparados bajo el rótulo de “grupos emergentes”, “paramilitares” o “desmovilizados”, pretenden intimidar a las comunidades. No obstante, el funcionario, responsable de la intervención integral a más de 4.200 ex combatientes de las Auc que residen en Medellín, no oculta su preocupación por las repercusiones o alteraciones que estos hechos puedan tener sobre el proceso.
“Una situación tan amorfa como las “Águilas Negras”, donde nadie sabe quiénes son, empieza a generar una paranoia entre aquellas personas que aprendieron a defenderse con las armas, y por ahí piensan que esa es la vía a retomar. Eso es lo que tenemos que atacar, que no se generen controles desde la ilegalidad, que estos muchachos continúen firmes; pero también tenemos que identificar y atacar estas nuevas expresiones de violencia”, recalca Jorge Gaviria Vélez.
Jorge Fernando Gaviria Vélez habló con la Agencia de Prensa IPC sobre ésta y otras posible amenazas que se ciernen sobre el proceso de desmovilización de las Auc y, en especial, sobre un tema que ha permanecido oculto a la opinión pública pero que reviste total preocupación por los efectos que pueda tener en la convivencia ciudadana: los asesinatos de desmovilizados de grupos insurgentes que han llegado a Medellín en busca de una nueva vida.
La Agencia de Prensa tiene registros de siete asesinatos de desmovilizados de la guerrilla que llevaban varios meses viviendo en Medellín. ¿Usted cree que hay una persecución armada hacia a estos ex combatientes, una persecución que podríamos llamar “paramilitar”?
Jorge Fernando Gaviria Velez : “No, no. Le puedo asegurar que estas personas que han sido asesinadas no obedecen a ninguna disputa o tensión con desmovilizados de las Autodefensas. Todo apunta a que se trata de otros asuntos que nada tienen que ver con una acción “paramilitar”, como usted la denomina”.
Las circunstancias extrañas que rodearon estas muertes, atribuibles casi todas a grupos de hombres fuertemente armados, lleva a pensar que en la ciudad hay un control armado “preventivo”…
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Ojalá en toda la ciudad existiera un control preventivo para evitar el surgimiento de grupos armados. Ahora, lo que no podemos aceptar es que haya controles armados.
¿Pero si se están presentando en Medellín controles armados preventivos?
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Hay un hecho histórico a tener en cuenta: en algunas comunidades, como en La Sierra, por ejemplo, hubo una marcada presencia del ELN. Luego llega el bloque Metro y tiempo después el Cacique Nutibara (Bcn) y entre estos dos bloques expulsan, en disputas muy cruentas, a las milicias de ese sector y de toda la ciudad. Luego se produce un enfrentamiento entre los dos bloques de Autodefensas y se produce la desmovilización.
Si usted observa a los desmovilizados del Bcn, va encontrar que su mayoría son desmovilizados del ELN, del EPL, del M-19 incluso, de las milicias, jóvenes de bandas. ¿Qué pasa? Hoy, cuando hay supuestas tensiones por intereses de grupos extraños, se comienzan a generar rencillas que tiene que ver con ese pasado. ¿Qué vemos hoy día? Que aquel odia a éste y son los mismos que se enfrentaron en el pasado, en el mismo grupo o en otro. Entonces, eso aflora y estamos muy pendientes de eso, interviniendo y acompañando.
Es decir que sí hay tensión entre la comunidad y aún entre los mismos desmovilizados de Autodefensas, por la presencia de antiguos guerrilleros…
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Puesto así, la respuesta es sí, pero así ha sido siempre. Aquí lo importante es que se han generado acercamientos y encuentros entre unos y otros. El problema es cuando la gente comienza a señalar, a sembrar semillas de odio y a decir que los desmovilizados de estos están persiguiendo a estos y pone todo en el plano de la confrontación. Lo que hay que decir es que co-existen, hay convivencia; pero también hay problemas, y problemas hay hasta en la casa de uno.
¿Pero la sociedad si está preparada para acoger a los ex guerrilleros, cuando ha habido resistencia con los desmovilizados de las Auc?
Jorge Fernando Gaviria Velez : “El reto es bastante grande, tenemos que hacer un acompañamiento más fuerte. Cada que detectamos un caso de intolerancia entrar a mediar.
¿Cuántos desmovilizados de la guerrilla está atendiendo el programa de Paz y Reconciliación?
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Cerca de 700 muchachos de las Farc y el ELN que se han desmovilizados individualmente, con quienes estamos implementando el mismo proceso de los desmovilizados colectivos. Este es un programa para atender a desmovilizados de grupos armados ilegales, no sólo los de un grupo en particular.
Con respecto a los desmovilizados de las Auc, la cifra de asesinados también es preocupante…
Jorge Fernando Gaviria Velez : Pero también ha venido creciendo el número de beneficiarios. No podemos salir a decir que creció esa estadística porque sería desconocer que estamos atendiendo cada vez más gente.  En estos cuatro años han muerto 177, de los cuales 23 son por muerte natural o accidente. Año por año la estadística muestra que en el 2004 fueron asesinados 14; en el 2005, 16; en el 2006, 52; en el 2007, 56; y en lo que llevamos de este año vamos en 17 reinsertados muertos”.
¿Cómo analizan ustedes el hecho? Jorge Fernando Gaviria Velez : “Hay una relación directa entre la no asistencia de estos jóvenes a las actividades del Programa y el alto riesgo. Los que no estudian y no se vinculan laboralmente tienen más riesgo, incluso  de reincidir en actividades ilegales. En otros casos, hay quienes no han perdonado cosas del pasado”.
Pero, para la comunidad que convive con ellos, muchas veces estas muertes obedecen a viejas rencillas, a disputas entre ellos mismos…
Jorge Fernando Gaviria Velez :”Nosotros sí hemos detectado casos, de hecho hay jóvenes que han terminado en la cárcel. No podría dar una cifra exacta, tampoco es alta, pero sí hay varios casos. Lo importante es que ya están detectados y se está haciendo la intervención necesaria”.
¿Cuál es el dato oficial de desmovilizados que han reincidido en actividades delictivas?
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Mire, hay 137 muchachos en la cárcel que no aprovecharon esta oportunidad. Se habló de un 10%, pero yo creo que hoy ese porcentaje está en un 5%. Siguen siendo 200 jóvenes delinquiendo, una cifra que es alta, si consideramos que uno que haga daño le hace daño a todos los del proceso, pero también sabemos que el grueso de la población está saliendo adelante”.
Sin embargo, ante la presencia de nuevos actores en Medellín, derivados del narcotráfico principalmente, ¿no temen que ese 5% aumente mucho más?
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Ese es un riesgo que siempre va a estar presente en la ciudad. La historia de Medellín habla de violencia, narcotráfico e indiferencia. Cuando empezamos este proceso los índices de muertes violentas comenzaron a bajar drásticamente. Ahora, la gente es más consciente que no puede ser indiferente y ha empezado a señalar. Cuando un desmovilizado es acusado de cometer un delito. ¿Qué hacemos? Lo acompañamos hasta el final y si es culpable, lo llevamos hasta la cárcel. Nosotros los defendemos, es verdad, pero nunca acolitamos la delincuencia”.
¿Cuáles pueden ser los factores amenazantes para el proceso actualmente?
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Medellín es una ciudad tan atractiva para bandidos de toda clase y de tantas partes, que siempre vamos a tener las mismas amenazas. A eso se suma que aquí, en la Cárcel de Máxima Seguridad y en Bellavista, están recluidos muchos de los ex jefes paramilitares. ¿Qué pasa? En la ciudad se están instalando amigos, familiares, novias, antiguos guardaespaldas de cada uno de ellos y es gente que llega con sus miedos, angustias, riqueza y hasta conflictos y no los conocemos. Su comportamiento los hace muy visibles y que dice la gente: “Medellín está llena de paracos” y no, no lo son. Ahora, si sí lo son, será la justicia que lo determine”.
Pero no se puede desconocer que entre tanta gente extraña que ha llegado a la ciudad, sí hay mafiosos que en su momento pueden ofrecer dinero y trabajo ilegal a los desmovilizados…
Jorge Fernando Gaviria Velez : “Es sencillo: nosotros no competimos con plata, ofrecemos acciones concretas y otro estilo de vida desde la legalidad”.
No deja de ser desgastante referirse en todo momento a estos jóvenes como a los desmovilizados. ¿cuándo les quitarán esa denominación?Jorge Fernando Gaviria Velez :“Tiene razón, y en el proyecto de vida de ellos no puede estar el “ser desmovilizado” toda la vida. Ahora, ¿que falta para que ellos ejerzan su ciudadanía normalmente? Ojalá pudiera ser ya, pero falta que la sociedad los acepte como otro tipo de personas. En este momento pasa algo y son los desmovilizados, ¿quién les da el remoquete? La sociedad, aunque también es cierto que algunos abusan de esa condición”.

viernes, 20 de marzo de 2009

Jorge Gaviria y Paz y Convivencia

Programa de Paz y Reconciliación Director: Jorge Gaviria Vélez. Convivencia Ciudadana Directora: Beatriz Helena Mejía Restrepo
Son responsables de la paz y la convivencia en nuestro pais.
Una labor profesional por el bien general